2

Como Una Joven Puede Influir El Mundo A Su Alrededor

En septiembre del año pasado, fui a una conferencia de jóvenes y escuché un sermón desafiante acerca de la influencia de una mujer. En estos últimos días he estado recordando este sermón y quería compartir un parte de ello.

Creo que todas deseamos influenciar el mundo alrededor de nosotras para la gloria de Dios, pero ¿cuáles son algunos pasos prácticos que podamos tomar para lograr eso?

Toma la decisión de hacerlo.

Si hay algo que Dios te está llamando hacer para que puedas ser una influencia más grande para El y Su reino, tome la decisión de hacerlo. No dejas que algo te detiene de obedecer Su llamado en tu vida. Yo sé que la lucha es real y en mi propia experiencia, siempre hay dos cosas que amenazan detenerme de hacer algo que Dios quiere que yo haga.

Temor

Cuando Dios nos pide tomar un paso de fe para hacer algo para Su gloria, el temor siempre va a ser presente. Temor del no conocido, temor de fallar, temor de lo que piensan los demás. Muchas veces no podemos ver como Dios va a obrar a través de nosotras y en vez de confiar en Él, tenemos miedo. Tenemos que luchar en contra de nuestros temores con la Verdad por encontrar una promesa de Dios y escoger confiar en ella más que nuestros temores.

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. II Timoteo 1:7

Si Dios te ha llamado a usar tu influencia para Su gloria, escoge a confiar en El sobre tus temores. Deje que tu fe en Él sea más grande que cualquier temor que te afrenta.

Insuficiencia

Los sentimientos de insuficiencia son algo que nos afecta a todas, y siempre parecen más frecuentes cada vez que tenemos que hacer algo que está fuera de nuestra zona de confort o comodidad. Las dudas empiezan a atacar nuestras mentes y decimos a nosotras mismas que estamos incapaces de lograr lo que sea que Dios nos ha llamado hacer. Cuando estos sentimientos empiezan a llenar mi mente, siempre me recuerdo de este versículo:

 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. II Corintios 12:9 

Si Dios te ha llamado hacer algo, confíe que Su gracia es suficiente para equiparte para la tarea. Él es capaz de usar tus insuficiencias para demonstrar Su poder y gloria. Recuerde, no se trata de ti y lo que tú puedes hacer, sino de Él y lo que Él puede hacer a través de ti.

Tome la decisión de seguirle a Dios, a pesar de lo que te dicen tus sentimientos.

Esté dispuesta a sacrificar.

Si vas a hacer una influencia en las vidas de los a tu alrededor y en la obra de Dios, tienes que estar dispuesta a sacrificar. Siendo una influencia va a requerir el sacrificio de tu tiempo, tus recursos, tus energías, y ti mismo. Requiere que quites tu enfoque de ti mismo y que lo pongas en los a tu alrededor.

 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; Filipenses 2:3

Haz lo que puedas.

Para poder ser una influencia, hay que hacer lo que puedes. Sencillo en teoría, pero mucho más difícil vivir en la vida actual. ¿Cuáles habilidades te ha dado Dios? ¿Cuáles oportunidades ha traído a tu vida? Use tus habilidades, sean grandes o pequeños, y tome esas oportunidades – haz lo que puedas con lo que Él te ha dado.

No dejas que la comparación te impida de hacer lo que puedas.

Esto es una lucha grande para mí. Cada vez que me presenta una oportunidad para ser una influencia, siempre encuentro a alguien más quien creo que puede hacerlo mejor que yo o que tiene más talento o capacidad. Y tal vez lo tienen. Pero tengo que recordarme siempre: Yo voy a dar cuentas a Dios por lo que Él me ha dado a mí, y no por lo que ha dado a otra persona.

Tú eres responsable por lo que Dios te ha dado. Haz lo que puedas y hazlo a lo mejor de tu habilidad.

estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; Filipenses 1:6

Deja de preocuparte por lo que otros pueden hacer: empieza hacer lo que tú puedes hacer.

Deja los resultados en las manos de Dios.

Por último, deja que Dios se preocupe por los resultados de tu influencia. Él es más que capaz de cuidar de ellos. ¿Te acuerdas de la historia en la Biblia de María de Betania cuando ella quebrantó un vaso de alabastro de perfume de nardo puro sobre la cabeza de Jesucristo? Ella era una mujer quien siguió todos los pasos que hablamos hoy. Ella tomó una decisión, ella sacrificó, ella hizo lo que podía, y ella dejó los resultados en las manos de Dios. Una mujer de un solo propósito – hacer todo lo posible para influir el mundo a su alrededor para la causa de Cristo. Ella no tenía ni la mínima idea de cuál sería el resultado.

De cierto os digo que dondequiera que se predique este evangelio, en todo el mundo, también se contará lo que ésta ha hecho, para memoria de ella. Marcos 14:9

Su influencia alcanzó no solo los de ese tiempo, pero generaciones de personas en los cientos de años desde ese día: y no ha terminado todavía. Ella dejó los resultados en Sus manos y su influencia ha venido a ser mucho más grande que lo que ella misma pudiera haberla hecho.

Como chicas cristianas, esa es la influencia que debemos desear que tengan nuestras vidas – una influencia mucha más grande que la que podamos obtener nosotras mismas.

¿Qué tipo de influencia tienes? ¿Estás usando la influencia que Dios te ha dado para hacer una diferencia en el mundo a tu alrededor?

Espero que esto haya sido una ayuda y de ánimo para ti como ha sido para mí. Me gustaría escuchar tus pensamientos de este tema por un comentario debajo.

You Might Also Like

2 Comments

  • Reply
    arleth lanzas
    May 22, 2017 at 6:52 pm

    fue muy linda esa enseñanza

    • Reply
      justinejoyblog
      May 23, 2017 at 10:13 am

      Estoy de acuerdo! Me ayudó mucho. Gracias por tu comentario 😉

    Leave a Reply